por Clara

martes, 8 de febrero de 2011



Bueno después de investigar muchísimo y de ver maravillosos jabones de verdaderos artistas por fin me lanzo con una receta sencillita para hacer un jabón de tocador muy natural, tan natural que el áloe lo he cogido del jardín, llevaba años sin que nadie hiciera nada con él y ahora le he sacado todo el jugo, nunca mejor dicho :) He usado 1 hoja grande y una pequeña, las he cogido de la base de la plantas, las de más abajo, porque son las que más tiempo tienen, y la planta es "adulta" ya, tiene al menos 10 años. El truco de éste jabón es que el agua que necesita para la disolver la sosa se cambia por el jugo del áloe, la pulpa es transparente y se saca de la carne de la hoja, quitando la piel verde. Yo lo he batido y luego congelado. Sobre la mezcla congelada es donde se echa la sosa.

Las algas spirulina casi igual que el áloe, guardadas sin que nadie las quisiera porque al estar en polvo se hace un pelín desagradable tomarlas, yo la he echado en la masa del jabón a punto de traza y también por el molde, como si lo enharinara.

Ambos componentes aliñados con aceite de oliva extra virgen, que no podía ser más verde y oloroso. El resultado a la hora del corte tenía buena pinta, tiene un olor suave a planta, que supongo que es el áloe, y parece que va a ser muy hidratante.

La receta la he conseguido en la página del blog arte-jabon.blogspot.com donde hay muchas más yuhuh!!! y la podéis encontrar en http://arte-jabon.blogspot.com/2010/09/jabon-de-oliva.html así que para quien esté interesado ya sabe....

Pues nada hiper contenta sigo investigando a ver qué es lo próximo que voy a hacer.
Nos vemos!

1 comentario:

  1. Hola , Clara me alegro de que te haya salido tan bien el jabón, está fantástico.
    Besos

    ResponderEliminar